lunes, 21 de septiembre de 2009

Botiquínes PARTE1

Muchos artículos he leído sobre seguridad en la montaña; sobre técnicas de autodetención, autorrescate, uso de crampones, uso de piolets, ARVA, nudos básicos para montañeros y barranquistas, técnicas de aseguramiento, etc; pero la verdad muy pocos sobre el contenido del botiquín de primeros auxilios y del uso del material de manera adecuada; en algunos artículos y libros sobre el contenido y preparación de mochilas para cualquier tipo de salidas o no lo ponen o simplemente lo mencionan en un apartado, es algo increíble que nos gastemos un dineral en equipo; no con ello quiero decir que este equipo no sea necesario para la realización de las distintas actividades de montaña con seguridad; y sin embargo nos olvidemos en muchos casos de llevar un botiquín medianamente decente y de prepararnos para su correcto uso.

Algunas marcas de material de montaña venden pequeños estuches cuyo contenido es, y perdonen la expresión de risa y que resulta escasa para cualquier actividad deportiva en la montaña (una excepción son los botiquines Salewa algunos de sus modelos están medianamente equipados e incluso me atrevería a decir que cubren las necesidades básicas), pero la verdad que el estuche nos puede servir para tener nuestro botiquín aunque la misma función la realizara una riñonera publicitaria o incluso uno de esos neceseres de viaje que regalan algunas compañías de transporte o agencias de viajes a sus clientes. Tenemos que distinguir entre dos clasdes de botiquines, uno que vamos allevar durante la actividad del día, bien sea montaña, barranco o cavidad, y otro que terngamos en el campamento desde donde se este realizando las salidas.

En montaña, espeleo y barrancos el 90% de los accidentes son de origen traumático originados por caídas, tropezones y saltos, solamente una pequeña parte son de origen no traumático (quemaduras, congelaciones, mal de altura,.....), ateniéndonos a esto y teniendo encuenta el tipo de actividad que vamos a desarrollar no es lo mismo la ascensión en invierno a Monte Perdido, Torrecerredo, o la travesia Cueto – Coventosa, o el descenso de la Bendola,... que un tranquilo paseo en primavera o verano por las hoces del Río Duraton, descenso del Formiga o hacer la cueva del Reguerillo, ni es lo mismo irnos a una zona de Boulder que a realizar “Sueños de invierno” o el “Pilar del Cantábrico” en el Picu; otro aspecto importante a tener encuenta es la climatología y la duración de la actividad que pensamos realizar.

El montañero, a diferencia de otros deportistas, no puede esperar una atención inmediata tras el accidente. Sabe que no hay un médico ni una ambulancia al pie de la pared, que esta escalando ni del pico que esta subiendo o del barranco que esta descendiendo y que pueden pasar horas antes de que los grupos de rescate sean alertados y puedan acudir. De ello se deduce que cualquiera que practique deporte en zonas de montaña, debe conocer las normas básicas de atención a un accidentado y de llevar un material que nos permita ser capaces de manejar la situación hasta la llegada de la ayuda especializada.

4 comentarios:

Laura dijo...

Parte 1... Esto va por entregas, pero el asunto lo merece, tomaremos nota

Isma dijo...

Interante tema.Menos mal que esto es serio y es un articulo sobre botiquines. Si fuese otro blog podriamos editar uno sobre botellines, jejeje

Laura dijo...

Podemos Isma, podemos. Algo me dice que sabemos más de botellines que de botiquines :)

Dani dijo...

El tema de botiquines me parece muy interesante. Y la formación sanitaria de emergencia más. A ver si encontramos algún cursito por ahí al respecto.